SpaceX, la compañía de Elon Musk, ha logrado lanzar con éxito el cohete Falcon Heavy, el más poderoso en activo del mundo.

El cohete tiene capacidad de poner en órbita hasta 64 toneladas de carga. En este primer vuelo de ensayo ha transportado un descapotable color rojo de Tesla, la compañía de coches eléctricos de Musk, y su destino es una órbita cercana a Marte.

El coche no iba solo, sino que contaba con un "conductor", un maniquí vestido de astronauta apodado Starman, en homenaje a David Bowie.

Vista de la Tierra desde el coche Telsa en el espacio.

El Falcon Heavy está formado por tres cohetes Falcon ensamblados. Los dos laterales sirven como aceleradores y durante el trayecto se separaron para que el central siguiera con su impulso hasta dejar la carga en el espacio. Finalmente, los tres cohetes regresaron a varias plataformas para poder ser reutilizados. Esta maniobra, con la que se disminuyen mucho los costes, ya fue ejecutada con éxito por parte de SpaceX el año pasado.

Los cohetes propulsores del Falcon Heavy aterrizando

Colonizar Marte

El lanzamiento se ha llevado a cabo en el Cabo Cañaveral (Florida), y con él SpaceX se asienta a la cabeza de la nueva carrera aeroespacial. La capacidad de carga del Falcon Heavy dobla la del cohete Delta IV Heavy, del fabricante United Launch Alliance, el más potente hasta ahora, y el coste de su viaje es mucho menor.

Sin embargo, esta hazaña sólo es un paso previo para Musk, cuyo objetivo es lograr llevar humanos a Marte. Para ello, SpaceX está desarrollando un cohete todavía más potente, el BFR (Big Falcon Rocket), que prevé tener listo en cinco años.

El cohete Falcon Heavy despegando.

Vista del coche Telsa en el espacio con la Tierra de fondo.

El cohete central del Falcon Heavy aterriza en el océano Atlántico en un plataforma marina.

Siguiente EntradaEntrada Anterior

Noticias frescas de creatividad, diseño, tendencias y tecnología directamente en tu email




BLOOM MAGAZINE es un proyecto de NEXT 3000 CREATIVIDAD Y TECNOLOGÍA