Entrada AnteriorSiguiente Entrada

Tendencias
¿Qué son los NFTs o tokens no fungibles? Un TNF (token no fungible) o en inglés, NFT, non fungible token es un token criptográfico que representa algo único y original.

Un NFT (non fungible token) o TNF en español (token no fungible), es un token criptográfico que representa algo único y original.

Los NFT o tokens no fungibles son un tipo de token que contrastan con criptomonedas como el bitcoin y otros tokens que son fungibles por naturaleza, es decir, estos se pueden usar y cuando se usan, se terminan y se sustituyen por otros. En el caso de los NFTs, son únicos, su carácter único se puede probar, son indivisibles y son transferibles.

Los tokens no fungibles se utilizan para certificar algo que tiene una escasez digital verificable y para otorgar una propiedad digital que se podrá traspasar de unos propietarios a otros, pero no podrá tener varios propietarios.

Los NFT son perfectos para utilizar en aquellas situaciones en las que se requieren artículos digitales únicos como por ejemplo, el criptoarte, los contenidos digitales o los juegos en línea.

Algunos juegos como CryptoKitties (https://www.cryptokitties.co) alcanzaron el éxito basados en blockchain, una plataforma que inicialmente fue creada para realizar transacciones con criptomonedas, haciendo uso de NFTs en Ethereum, un tipo de blockchain que es una plataforma de código abierto descentralizada y de acceso equitativo que sirve para programar contratos inteligentes y crear nuevos tipos de aplicaciones pues los programadores pueden programar sobre ella, está viva y nadie puede hackearla debido a que está “repartida” por toda la red y entonces es muy segura y sirviendo para otorgar títulos de propiedad.

La tecnología blockchain organiza la información en una cadena de bloques descentralizada, cada uno vinculado al anterior criptográficamente, todos están inter-relacionados como en una tela de araña. Para cambiar los datos contenidos en uno de los bloques es necesario romper todos que se colocaron detrás de él, por lo que, en la práctica, las redes blockchain no se pueden hackear. No se pueden modificar los datos escritos en la cadena porque todos los miembros de la red se enterarían.

Los NFT o tokens no fungibles se utilizan también para representar elementos de videojuegos que son controlados por el usuario en lugar del desarrollador del juego. Esto permite que dichos activos pasen a ser propiedad del jugador y que se negocien en mercados digitales sin el permiso del desarrollador del juego.

EL MERCADO DEL ARTE Y LOS NFTs

El arte ha sido y será siempre un campo muy propicio para usar la tecnología NFT y blockchain en general, debido a su funcionalidad para proporcionar pruebas de autenticidad y propiedad de una obra de arte digital que queda de esta manera cubierta ante cualquier posibilidad de reproducción masiva o de distribución no autorizada a través del internet o de cualquier otro medio. Sólo hay una obra original y auténtica, sólo hay una obra que tiene valor (o más valor), las demás obra que puedan surgir serán copias y no están autorizadas.

Existen plataformas como Superrare https://superrare.co/ o Nifty Gateway (https://niftygateway.com/) que se han especializado en las transacciones mercantiles de arte digital y desde las cuales se puede comprar, vender o subastar obras de arte haciendo uso de moneda virtual o lo que es lo mismo, a través de herramientas de pagos basadas en blockchain como Ethereum, herramientas tales como https://metamask.io/ o https://www.myetherwallet.com/

En febrero de 2021, el artista digital estadounidense Beeple fue el primero en colocar una obra de arte NFT en la mítica casa de subastas Christie's, la obra “Everydays. The first 5000 days" fue subastada por una gran suma de dinero. Sin embargo, todavía hoy las casas de subastas negocian las piezas a la manera tradicional, con dinero contante y sonante pero lo que están subastante sí es una pieza digital certificada como única por medio de los token no fungibles o NFT.

Obra del artista Beeple
Obra del artista Beeple "Everydays: The first 5000 days" certificada con NFT tokens.

Las posibilidades de uso de los NFT en el arte digital son inmensas, a partir de ahora se podrá certificar una obra original que nadie, salvo un único propietario, podrá poseer. Esa obra será la auténtica y aunque se pueda hacer una reproducción, será solamente una copia y no la original. Esto sin duda implica un cambio de mentalidad en el público que deberá producirse de manera pararela al desarrollo de esta nueva tecnología.

¿Por qué me voy a preocupar de si mi obra no es la original si es exactamente igual que ella?

El primer componente que entra en juego es la propiedad o autoría de la obra, sólo el autor puede dar fe de una obra como original o la primera, después este autor la puede vender o traspasar pero a otra única persona. Debemos aprender a dar valor a esta circunstancia, el trabajo intrínseco, físico e intelectual del artista, se ve recompensado de alguna manera, puede sentirse a partir de ahora satisfecho, aunque sea solamente por el hecho de poseer este certificado, este reconocimiento de que su obra es original. Obtiene en este momento al menos un valor moral y un valor superior en todos los sentidos, aunque hasta este momento, no precisamente tenga que ser económico. El valor que puede alcanzar esta obra única es superior al que podría obtener si pone en el mercado todas las obras o copias que el mismo haya hecho o que se hayan hecho sin su aprobación por parte de terceras personas. El artista controla su obra y le otorga valor.

El público debe comprender este nuevo paradigma y no conformarse con una copia. Podemos tener una copia del Guernica de Picasso en nuestra casa, pero la propiedad del Guernica es del estado Español en este caso y esto lo tenemos que asimilar de igual manera que tenemos que asimilar que la pirateria es delito, que hacer copias sin autorización está prohibido. ¿Quién nos va a prohibir hacer una copia del Guernica? ¿Por qué no puedo tener una copia del Guernica en mi casa?

Los mismos dilemas siempre presentes en el mundo del arte se plantean ahora con las obras certificadas como únicas por los token no fungibles o NFTs. Algo intrínseco a la historia del arte, pero por lo menos ahora sí que podremos dar fe y tener claro cuál es la obra original y la que por supuesto más valor debería tener. Debemos empezar a asimilar también el valor de las cosas virtuales.

El arte y el diseño ya no serán lo mismo a partir de ahora, así mismo, el impacto que tendrán los tokens no fungibles o NFT en la industria de los contenidos será trascendental pues se podrá dar valor legal a las piezas originales e identificar de una manera más clara las que no lo son que quedarán expuestas con las consecuencias que se puedan derivar.

Los NFT nacieron en 2013 y poco a poco cada vez más artistas se van animando a certificar y comerciar con sus obras digitales por este medio, alcanzando cotizaciones que nunca hubieran llegado a pensar.

Estamos acostumbrados desde siempre a ver como en el mercado del arte, unas veces por capricho, por esnobismo o por especulación, algunas piezas han alcanzado valores desorbitados y ahora, en este nuevo mercado que surge de los token no fungibles o del criptoarte está sucediendo igual, ya sea por esas mismas actitudes o por la propia novedad de la tecnología y tendencia. Se ha despertado un interés inusitado y día a día asistimos a una carrera de compras y ventas que no deja de sorprendernos y de batir records.

Otra famosa casa de subastas, Sotheby's ha vendido recientemente por 1,36 millones de dólares una obra NFT consistente en un píxel de 1x1 de color gris de la artista Pak (una obra de 1 pixel de anchura x 1 píxel de altura de color gris). ¿Es esto un capricho? ¿Es esto esnobismo? ¿Es especulación? ¿Es postureo? ¿Qué es?

El artista granadino Javier Arres es uno de los artistas españoles pioneros en el uso de los NFT o tokens no fungibles para comercializr su obra.

Arres sacó recientemente a subasta una colección de piezas (visual toys) por las que ha obtenido una cantidad de dinero que no hubiera podido imaginar. Sus visual toys consistentes en gifs animados se habían expuesto anteriormente en museos y galerías pero, aunque al público le gustaban mucho, no era capaz de venderlos. Hasta que incorporó el componente de "sello de autenticidad" que otorgan los NFTs. La tecnología echando una mano a los artistas, ha nacido el criptoarte.

Colección de Gifs animados de Javier Arres "Visual toys".


Si queréis ampliar información sobre qué son los NFT o qué son los tokens no fungibles, os invitamos a ver estos vídeos:




Entrada AnteriorSiguiente Entrada



Entradas Relacionadas

Noticias frescas de creatividad, diseño, tendencias y tecnología directamente en tu email






BLOOM MAGAZINE es un proyecto de NEXT 3000 CREATIVIDAD Y TECNOLOGÍA   |   (34) 91 741 11 77   |   info@bloom-magazine.info