A estas alturas nadie duda que Netflix se ha convertido en una de las mayores compañías del sector de entretenimiento y multimedia, su ritmo de crecimiento y planes de expansión para los próximos años no hacen más que confirmar que se trata de una compañía global que marcará las tendencias de uso y generación de contenidos audiovisuales en el siglo XXI en todo el planeta.

Netflix tiene en este momento y aumentando día tras día, más de 125 millones de suscriptores de pago y más de 300 perfiles que visualizan sus contenidos en más de 450 millones de dispositivos diferentes.

Netflix no ha parado de crecer desde que se fundó en California en 1997, recientemente ha mudado su cuartel general a una nueva sede en Hollywood en el mítico Sunset Boulevard, concretamente en el solar que ocupaba en 1919 los Warner Brothers studios, lugar donde se creó entre otras la serie de dibujos animados Looney Tunes. El moderno edificio construido en este lugar con tanta historia ha sido diseñado por la firma de arquitectura Gensler (https://www.gensler.com/) y se ha convertido ya en un icono (Precisamente el nombre del edificio es ICON) del nuevo y revitalizado Hollywood de la era digital. El hecho de la presencia de Netflix en Hollywood junto con algunas otras llegadas como Viacom, etc. ha reposicionado y revalorizado la ciudad entera que está viviendo un nuevo renacer y ha visto como afloraban multitud de negocios paralelos tanto de la misma industria de entretenimiento como de servicios afines, ocio etc.

Render 3D del edificio Sunset Bronson Studios realizado por el estudio de arquitectura Gensler. Render 3D del edificio Sunset Bronson Studios realizado por el estudio de arquitectura Gensler que se ha convertrido en la nueva sede principal de Netflix.

Otra imagen 3D del edificio Sunset Bronson Studios realizado por el estudio de arquitectura Gensler. Otra imagen 3D del edificio Sunset Bronson Studios realizado por el estudio de arquitectura Gensler.

Detrás de este gran éxito de Netflix conseguido en tan sólo unos años está un enorme e innovador trabajo y una visión de negocio en la que el marketing y la tecnología han estado presentes en todas las fases de desarrollo de su estrategia y modelo de negocio.

El uso de Big Data y la lectura y análisis de la gran cantidad de datos obtenidos ha sido clave para alcanzar el éxito. Así cada vez que vemos algún producto en la plataforma de streaming de Netflix, estamos enviando datos sobre nuestros gustos e intereses y en base a ellos y otras investigaciones y estudios de mercado se elaboran los proyectos y se hacen guiones como por ejemplo el de Stranger Things que seguían exactamente las pautas identificadas de gustos y preferencias de los usuarios. No quiere esto decir que la creatividad, el arte y la emoción estén alejados o no estén presentes en el propósito de la compañía o en su propuesta de valor.

La plataforma realiza unos 250 tests A/B al año en los que participan unas 100.000 personas seleccionadas aleatoriamente para conocer por ejemplo qué tipo de diseño de interface tiene mayor aceptación, en qué diseño de cartel pulsa más el usuario, qué tipo de trailer es el que más aceptación tiene... Todas estas investigaciones están dirigidas a hacer la plataforma mucho más efectiva y acorde con los gustos de los usuarios y su experiencia de consumo.

Los datos que almacena y procesa Netflix son de todo tipo, a qué hora estamos conectados, las recomendaciones que hacemos, nuestros favoritos, etc. todo está calculado al milímetro y se trabaja sin cesar en obtener la mejor experiencia de usuario y adaptar la programación y contenidos para que dicha experiencia sea lo más gratificante posible.

El uso intensivo de la tecnología y una manera de trabajar y organizarse innovadora ha sido una garantía para el éxito de Netflix. Netflix apostó desde el inicio por el software open-source (de código abierto) y siguiendo esta filosofía ha puesto a disposición de los usuarios gran parte del código de programación que utiliza en su propia plataforma, de esta manera cualquiera puede usuarlo o incluso mejorarlo.

La apuesta por una arquitectura de servidores distribuida ha sido también muy importante desde el inicio de Netflix, la carga del streaming de datos se reparte entre muchos nodos pequeños para minimizar el riesgo de caídas del servicio. En el caso contrario que hubieran apostado por menos y más grandes centros de datos una caída de alguno de los sistemas sería mucho más crítica. La no interrupción del servicio ha sido siempre clave para la compañía, no puede ocurrir que cuando estemos viendo la escena más interesante de una película nos quedemos sin streaming. Netflix ha confiado en los servicios en la nube de Amazon. Mediante una programación específica y muy avanzada el espectador busca el contenido que está en un sólo lugar desde donde se le sirve en streaming por la red de nodos tejida y programada para ser lo más eficiente posible y que esté perfectametne balanceada con lo que se optimizan los procesos y recursos y el streaming es fluido.

Por otra parte, al tener ya operativa toda una impresionante red de servidores y ser relativamente económico el almacenamiento en la nube, los costes de producción y distribución se abaratan y Netflix puede generar contenido de calidad que no hace falta que vean muchísimas personas para cubrir los gastos, convirtiéndose esta en una gran ventaja para el usuario y una característica de gran valor para Netflix que no tiene que preocuparse tanto como otras productoras en la rentabilidad de las producciones viéndose obligadas a crear siempre productos demasiado comerciales.

Entrada AnteriorSiguiente Entrada

Entradas Relacionadas

Noticias frescas de creatividad, diseño, tendencias y tecnología directamente en tu email






BLOOM MAGAZINE es un proyecto de NEXT 3000 CREATIVIDAD Y TECNOLOGÍA   |   Miguel Yuste 29 - A - 2º 14, 28037 Madrid   |   (34) 91 741 11 77   |   info@bloom-magazine.info